Opinión


18/10/17

Claudio Acebo

  1. ¿Y las pensiones?

     A medida que vas acercándote a la edad de jubilación vas haciendo cábalas y te preguntas: “¿cobraré la pensión?” Dicho de otra forma: es que no lo tengo nada claro, y eso que ya estoy rozando el larguero por edad. El tema es preocupante para los de la quinta; hay opiniones para todos los gustos, aunque el más optimista de todos ellos sostiene que este tinglado que mueve miles de millones está asegurado. No olvidemos que las pensiones tienen una relación directa con el estado de bienestar al que estuvimos ligados y abrazados en la primera década de este siglo. Pregunta: ¿cómo sacaremos adelante las cuentas y los números asegurando así la paga a más de 20 millones de personas que se prevén para dentro de quince años? Si actualmente la cifra ronda los 9,5 millones con un gasto de casi 9.000 millones de euros mensuales, añadan los datos previstos para dentro de dos lustros. Sin duda, el gasto más importante del Estado. Cifras que cada uno de los pensionistas ha ido pagando religiosamente sin rechistar a lo largo de su vida laboral. Alguno estará pensando: bueno, bueno que en los presupuestos se prevén unos ingresos de 300.000 millones, más del doble de las pensiones. Ya, pero también queremos mantener un sistema sanitario cojonudo envidia de medio mundo; una enseñanza que como sigamos así tendremos casi un profesor particular en cada aula; miles de kilómetros en AVE, mejores infraestructuras; pagos a 2,8 millones de empleados públicos… Y todo esto se hace con dinero que pagamos todos con mucho esfuerzo, por cierto. ¿Estamos preparados para el gran debate en este país y preguntarnos como afrontar esta situación que está llamando ya a la puerta con tanto jubilado? Como les digo: tengo muchas dudas, demasiadas. Debemos un pastón de miles de millones con cifras mareantes. ¡Y claro que llegan las dudas! ¿Se imaginan haber estado cotizando toda la vida y que un día desde el Congreso nos digan que no hay dinero para todos y que de momento habrá que rebajar un 15-20% de nuestra paga mensual? ¿Quién se hará cargo de un estado de aparente igualdad donde también se cubran los gastos para las clases más desfavorecidas? ¿Qué panorama tenemos por delante con millones de parados, sueldos ridículos y aportaciones a la Seguridad Social de broma? Ríete del problema catalán: ¿Podremos entonces, mantener el estado de bienestar, tendremos que renunciar y/o repartir entre todos el sistema de pensiones? Hablar de dignidad para algunos, es aumentar los presupuestos en miles de millones, pero también renunciar a parte de algunos privilegios logrados a través de los años. El problema da calambre, a ver cómo se afronta. ¿Será a la baja?, al tiempo. Los números no me salen. 

Twitter

Galerías de fotos