El servicio de intervención terapéutica y rehabilitadora 'Voltea' atiende a 37 menores con daño emocional grave

15/05/19


Díaz Tezanos, junto a la directora del ICASS, Feli Lois, y la directora de Política Social, Ana Isabel Méndez, ha visitado el centro esta mañana . Foto: Miguel López

La vicepresidenta de Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, ha visitado esta mañana el servicio de intervención terapéutica y rehabilitadora 'Voltea' que atiende a 37 niños, niñas y adolescentes con daño emocional grave provocado por experiencias traumáticas de maltrato, abuso o negligencia.

Según ha explicado, este servicio se puso en marcha "para dar respuesta a los resultados de varios estudios realizados sobre las necesidades relacionadas con los problemas emocionales y conductuales que presentaban los niños, niñas y adolescentes en el acogimiento residencial, familiar y adoptivo, y a las propuestas de los profesionales que trabajan en el área de infancia".

"Es de vital importancia atender a esos menores, que se han enfrentado a situaciones traumáticas, y llegan a una nueva familia con un daño emocional y conductual que precisa de una atención terapéutica especializada que les ayuda a superar a ellos y a sus familias esas dificultades", ha señalado la vicepresidenta.

Recogida en la cartera de servicios de la ley de Infancia y Adolescencia de Cantabria, se trata de una prestación garantizada y gratuita, que da respuesta a la situación por la que pasan, según los expertos, en torno al 62,5% de los niños, niñas y adolescentes en acogimiento residencial que presentan alteraciones que requieren apoyo terapéutico.

Además, el 9% de ellos han manifestado algún tipo de conducta suicida y el 15% tenían pautado un tratamiento farmacológico, según los datos aportados por Díaz Tezanos.

El servicio Voltea, que con su nombre alude a capacidad de dar la vuelta a algo, se puso en marcha el septiembre pasado con la colaboración y asesoramiento técnico de Valentín Escudero, profesor de psicología, psicoterapeuta y director de la Unidad de Investigación en Intervención y Cuidado Familiar de la Universidad de Coruña, que también se ha encargado de la formación del equipo de profesionales que atiende el servicio y de la supervisión de los tratamientos.

Cuenta con un equipo terapéutico formado por dos psicólogos, procedentes de la Fundación Cruz de los Ángeles, dedicada desde hace 57 años a la infancia y la juventud en situación de desamparo o conflicto social, y tiene capacidad para atender al año a unos 100 casos de menores con expediente de desprotección grave o como apoyo postadoptivo.

"Debemos tener capacidad de respuesta a las dificultades que se encuentran en el camino no solo los jóvenes sino también las familias", ha asegurado Díaz Tezanos, que ha agradecido a los responsables del servicio el esfuerzo y la profesionalidad con que llevan a cabo este trabajo de vital importancia, respondiendo con nuevas técnicas y metodologías basadas en la evidencia científica, a los nuevos patrones de desprotección y maltrato.

Según han explicado los responsables del servicio, la mayoría de casos son preadolescentes, aunque entre los 37 casos que atienden actualmente hay menores de entre 5 y 17 años.

Como norma general la intervención en cada caso se lleva a cabo en 15 sesiones, en un ambiente cómodo, cercano y confortable, aunque en ocasiones se prorroga ante la gravedad del daño que presenta el menor, y pasado este periodo se mantiene un seguimiento para ver la evolución del menor.




La Cuadrilla 19.05.2019

Parlamento Cantabria

Twitter